El consumo de alcohol es el mayor factor de riesgo para la demencia


alcohol consumo


El consumo de alcohol es el factor de riesgo prevenible más importante para la aparición de todos los tipos de demencia, especialmente la 'demencia de inicio temprano'. Esto según un estudio observacional a nivel nacional, publicado en la revista “The Lancet Public Health”, de más de un millón de adultos diagnosticados con demencia en Francia.

Dicha investigación analizó específicamente el efecto de los trastornos por consumo de alcohol, e incluyó a personas que habían sido diagnosticadas con trastornos mentales y comportamientos o enfermedades crónicas atribuibles al consumo nocivo de alcohol.


De los 57 mil casos de demencia de inicio temprano (antes de los 65 años de edad), la mayoría (57%) estaban relacionados con el consumo crónico de alcohol.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) define el consumo excesivo crónico de alcohol como el consumo promedial de más de 60 gramos de alcohol puro por día para los hombres (4-5 bebidas estándar) y 40 gramos (alrededor de 3 bebidas estándar) por día para las mujeres.

Como resultado de la fuerte asociación encontrada en este estudio, los autores sugieren que la detección, las intervenciones breves por consumo excesivo y el tratamiento para los trastornos por consumo de alcohol se deben implementar para reducir la carga atribuible al alcohol en la demencia.

"Los hallazgos indican que los trastornos por consumo excesivo de alcohol son los factores de riesgo más importantes para la demencia, y especialmente importantes para los tipos de demencia que comienzan antes de los 65 años y que conducen a muertes prematuras", dice el coautor del estudio y director de el Instituto CAMH para Investigación de Políticas de Salud Mental Dr. Jürgen Rehm. "El daño cerebral inducido por el alcohol y la demencia son prevenibles, y las medidas de prevención y políticas pueden perfectamente menguar las muertes por demencia prematura".

El Dr. Rehm señala que, en promedio, los trastornos por consumo de alcohol acortan la esperanza de vida en más de 20 años, y la demencia es una de las principales causas de muerte para estas personas.


Para la demencia de inicio temprano, hubo una división de género significativa. Si bien la mayoría de los pacientes con demencia eran mujeres, casi dos tercios de todos los pacientes con demencia de inicio temprano (64,9%) eran hombres.


Los trastornos por consumo de alcohol también se asociaron con todos los demás factores de riesgo independientes para el inicio de la demencia, como el tabaquismo, la presión arterial alta, la diabetes, la inferior educación, depresión y la pérdida de audición, entre los factores de riesgo modificables. Y sugiere que los trastornos por consumo de alcohol pueden contribuir de muchas maneras al riesgo de demencia.

"Como psiquiatra geriátrico, con frecuencia veo los efectos en la demencia a causa del consumo de alcohol, cuando desafortunadamente las intervenciones para un tratamiento pueden ser demasiado tarde para mejorar la cognición", dice el vicepresidente de investigación de CAMH, el Dr. Bruce Pollock. "La detección y reducción del consumo problemático de alcohol, y el tratamiento de trastornos por consumo de alcohol deben comenzar mucho antes"
Los autores también señalaron que solo se incluyeron en el estudio los casos graves de trastorno por consumo de alcohol (aquellos que requieren de hospitalización). Esto podría significar que la asociación entre el consumo excesivo crónico de alcohol y la demencia, puede ser aún más fuerte.



Referencia:
http://www.thelancet.com/journals/lanpub/article/PIIS2468-2667(18)30022-7/fulltext


Descubren por qué la ketamina alivia la depresión tan rápidamente

Tradicionalmente, la ketamina (un anestésico para equinos) era conocida por su uso como droga recreativa entre algunas personas, pero ahora está siendo considerada como el mayor avance en el último medio siglo para el tratamiento de la depresión. 


ketamina

Se ha demostrado que en tan solo media hora la ketamina destierra pensamientos negativos severos, e incluso suicidas, en pacientes con depresión resistente al tratamiento convencional, a menudo después de que se hayan agotado todas las demás opciones. Y los efectos positivos pueden durar semanas.

Ahora, un estudio, publicado en la revista 'Nature', ha podido arrojar luz sobre cómo la ketamina bloquea la mecánica de estos problemas agudos de salud mental, lo que podría ser un paso hacia una nueva generación de medicamentos.


Si bien el tratamiento actualmente está disponible en algunos países, este debe ser administrado por un profesional, y es el último recurso después del fracaso de otras opciones, porque la ketamina puede ser utilizada recreativamente (droga) y también, si no se administra adecuadamente, puede inducir a un estado psicótico temporal similar a la esquizofrenia.


En comparación con los antidepresivos tradicionales, que pueden tardar días antes de que se observe una mejora en el estado de ánimo del paciente, la acción rápida de la ketamina hizo pensar a los científicos que estaba actuando sobre un área fundamental de la química cerebral de la depresión.

Es así que un equipo de médicos y neurocientíficos de la Universidad de Zhejiang en China, ha demostrado que lo que ocurre es que apaga un estallido errático de impulsos eléctricos que se activan en las neuronas de una región del cerebro conocida como la habénula lateral.
"La habenula lateral es como el centro anti recompensa del cerebro", dijo el autor principal del estudio, el profesor Hailan Hu.
Cuando se activa, actúa contra las áreas donde los neurotransmisores que estimulan el estado de ánimo (dopamina y serotonina) se producen y se recolectan en el cerebro.
"La habenula lateral inhibe estos centros de recompensa", agregó. "Entonces, cuando entra en modo de híper-activación, la supresión se vuelve mucho más fuerte”.

El equipo del profesor Hu ha estado examinando esta región cerebral, usando ratas para observar las diferencias en los cerebros deprimidos y normales, durante varios años y había identificado patrones de actividad eléctrica irregular que pensaba que podrían estar jugando un papel. Pero identificar que este rápido "disparo de ametralladora" de impulsos eléctricos en la habenula lateral fue bloquado por la ketamina, fue un "descubrimiento fortuito".

"En experimentos anteriores, habíamos administrado ketamina generalmente en el cuerpo, por lo que no sabíamos cual región del cerebro se estaba viendo afectada", dijo el profesor Hu. "Pero en este estudio la inyectamos directamente en la habenula lateral y nos sorprendimos al descubrir que solo afectando esta área era suficiente para tener este efecto antidepresivo tan rápido".

Esto fue similar al rápido alivio en los síntomas que se pueden observar en pacientes humanos, y sugiere que los notables efectos de la ketamina se derivan, en gran parte, de esta área, ya que no se están tratando otras partes del cerebro.

Posteriormente, con más experimentos, pudieron mostrar que un grupo de receptores (NMDAR) están causando estas señales que están siendo bloqueadas por la ketamina.

Estos hallazgos sugieren que las acciones terapéuticas de la ketamina podrían relacionarse, al menos en parte, con su capacidad para bloquear una hiper-activación en la habénula lateral.

Este conocimiento podría facilitar el desarrollo de antidepresivos de próxima generación relacionados con la ketamina, que se dirigirán específicamente a la actividad del habénula lateral y que además podrían eliminar dos efectos secundarios importantes de la ketamina: su potencial de abuso y la inducción a un transitorio estado psicótico.


Referencia:
https://www.nature.com/articles/nature25509